Nutrición

Elimina los alimentos ultraprocesados de tu dieta

alimentos-ultraprocesados

El consumo de alimentos ultraprocesados ha crecido a pasos agigantados en la última década. Los lineales de los supermercados y los anuncios de comidas y bebidas en televisión incitan a su consumo. Al tiempo, autoridades sanitarias y especialistas en nutrición no dejan de alertar del peligro de basar una dieta en unos productos cuyo consumo no debería pasar de ser ocasional. Sin embargo y pese a sus riesgos para la salud, el 20% de los alimentos que se consumen en España son ultraprocesados. Y entre los alimentos más vendidos en el país el 64% corresponde a este tipo de productos.

Es necesario conocer qué son los alimentos ultraprocesados y cómo distinguirlos. También por qué es importante eliminarlos de tu dieta. Y así, empezar a dar pasos reales hacia una alimentación saludable y equilibrada que te ayude a prevenir problemas de salud, contribuya a mejorar tu forma física y tu bienestar.

alimentos-ultraprocesados

Qué son los alimentos ultraprocesados y cómo reconocerlos

Qué son los alimentos ultraprocesados

Se denominan así a aquellos alimentos que han pasado por un proceso industrial que supone una gran transformación. Además contienen varios ingredientes algunos de ellos claramente insanos. Y contienen un alto porcentaje de elementos que se consideran antinutrientes como elevadas tasas de azúcares, grasas trans o un cóctel de sustancias químicas que raramente un consumidor medio sabe reconocer.

Diferencia entre alimentos procesados y ultraprocesados y ejemplos

La principal diferencia es que en los alimentos procesados se distingue la materia prima y no en los ultraprocesados.

Los procesados son, por ejemplo, las hortalizas congeladas, los tarros de legumbres cocidas o las bolsas de verduras de ensalada ya limpias y listas para consumir. ¿Y cuáles son los alimentos ultraprocesados más populares? Galletas, bollería industrial, pizzas industriales, embutidos como chopped o mortadela o refrescos son algunos de ellos.

Pistas que te ayudan a reconocer los alimentos ultraprocesados

¿Te preguntas cuáles son los alimentos ultraprocesados? Más que memorizarlos es conveniente que aprendas a reconocerlos. Así no caerás en engaños al hacer la compra y organizar tu dieta. Estas son algunas pistas que te ayudarán a reconocer este tipo de productos de alimentación ultraprocesados:

  • Están preparados con más de 5 ingredientes y no todos son distinguibles a simple vista.
  • Contienen unos valores nutricionales en los que destaca una elevada presencia de elementos no saludables. Como por ejemplo un alto porcentaje de sal, de grasas trans, de harinas refinadas o de azúcares añadidos.
  • En su lista de ingredientes encuentras varios E u otros elementos que no son alimentos y que no se utilizan en las cocinas domésticas. Por ejemplo conservantes, potenciadores de sabor, colorantes alimentarios, saborizantes o aromatizantes artificiales, entre otros.

azucar-ultraprocesados

Otros trucos que te ayudan a distinguir los ultraprocesados al hacer la compra

  1. Lee en la etiqueta la lista de ingredientes. Esta lleva un orden según su cantidad en el producto final. Si te resulta extraño o antinatural, desconfía.
  2. Comprueba en el etiquetado sus valores nutricionales. Elevados valores calóricos y de parámetros como las grasas saturadas, los azúcares o la sal suelen ser propias de los alimentos ultraprocesados.
  3. A simple vista, ¿es visible en el producto que tienes en las manos el ingrediente principal del mismo?

Por qué eliminar los alimentos ultraprocesados de tu dieta

Conocer qué son los alimentos ultraprocesados ya da indicios sobre lo negativo de su consumo. Estas no son las únicas razones para eliminarlos de tu dieta, pero si las dos más relevantes.

Contribuyen al aumento de peso corporal y de los factores de riesgos de diversas enfermedades

Este tipo de productos suelen tener un elevado aporte energético pero con un escaso aporte nutricional. Además es habitual que incluyan elevados porcentajes de ingredientes no nutritivos. Estos suponen un riesgo para la salud. Como la sal, los azúcares o las grasas “malas“. Así su consumo favorece la obesidad y eleva de manera drástica las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Existe una gran diversidad de estudios que documentan un mayor riesgo de padecer enfermedades como el cáncer de colon entre quienes consumen a diario alimentos ultraprocesados.

etiqueta-ultraprocesados

Están diseñados para un consumo masivo y para empeorar tus hábitos de vida

Las bebidas y comidas ultraprocesadas están diseñadas para que cada vez te sientas más atraída por ellas. El abuso de potenciadores de sabor y aromas artificiales, entre otros, “engancha”. Además hace que tu paladar se acostumbre a ellos y pierda la sensibilidad para apreciar y disfrutar sabores más sutiles, propios de los alimentos naturales y sin procesar.

Por si esto fuera poco, es habitual que estos alimentos siendo muy calóricos resulten poco saciantes. ¿Qué significa esto? Que el consumidor ingiere una gran cantidad para sentirse satisfecho. Y cuanto más ingiere, más daña su salud y más se aleja de seguir una dieta saludable.

Tres grandes mentiras de los ultraprocesados y por qué no caer en ellas

Se asocian a un estilo de vida atractivo y a la felicidad pero es falso

No es una realidad, es marketing, mera publicidad. ¿Realmente y si piensas con frialdad crees que consumir un tipo de snack ultraprocesado concreto te hace tener más amigos? ¿O comer  un producto de bollería determinado te hace ser más feliz?




Nada más lejos de la realidad. El consumo habitual de alimentos ultraprocesados contribuye al aumento de peso, la reducción de la vitalidad y el empeoramiento de la salud. Si existe una consecuencia de esto es que te acerca más a la infelicidad que todo lo contrario. No contribuye a mejorar tu calidad de vida sino a empeorarla. Y hace que tengas menos energía para dedicarte a lo que te gusta o para mantener una forma física que te haga sentir bien.

comprar-ultraprocesados

Dicen que hacen tu vida más fácil pero es mentira

¿De verdad lo crees? Comer un snack o un postre ultraprocesados no es más fácil que comer frutos secos o fruta fresca. Cocinar una pizza en el horno no requiere menos tiempo ni trabajo que asar carne o pescado. Y sin embargo es muchísimo peor para tu salud.

Además, problemas como la obesidad, la hipertensión o la hipercolesterolemia complican claramente la vida de quien las padece. Y el consumo habitual de ultraprocesados contribuye a padecerlas.

Simulan que alimentos procesados y ultraprocesados son más económicos que los alimentos naturales pero no es cierto

Esta es otra de las grandes mentiras de la industria de los ultraprocesados. Solo tienes que ir a la compra, observar y comparar. Cuánto cuesta un kilo de lentejas, de zanahorias, de arroz integral. Y cuánto un kilo de patatas fritas, de donuts o de pizza.

Además el abuso de alimentos procesados tiene un coste futuro. En cuestiones como medicamentos, consultas nutricionales o tratamientos para perder peso que raramente se tiene en cuenta. Pero que se debería valorar si realmente quieres comparar el coste de ambos tipos de alimentos.

Ahora que ya sabes qué son los alimentos ultraprocesados y cómo distinguir cuáles son los alimentos ultraprocesados solo te queda desterrarlos de tu dieta habitual. Cuidate, disfruta y mantén unos buenos hábitos alimenticios que te ayuden a disfrutar de salud, bienestar, calidad de vida y un peso corporal sano con el que estar y sentirte bien. No caigas en las trampas que la industria dedicada a este tipo de productos lanza a diario. Sé consciente de que en tu mano está tomar decisiones claves para tu salud y tu bienestar.

 

 




Comentarios

¡Enriquece el post con tu comentario!

Previous ArticleNext Article
mm
Periodista, digital marketer y amante del deporte y el fitness. Me motiva mucho escribir para la comunidad fitness para mujeres más grande. Miembro de Fitness en Femenino desde su fundación, en junio de 2013 :)
A %d blogueros les gusta esto: