Nutrición

3 maneras de combinar los alimentos

comer-sano-cambia-tu-vida

Como todas sabéis, la alimentación saludable y adecuada a nuestras necesidades físicas y psíquicas es la base para  el equilibrio entre cuerpo y mente. Aún así y por mucho que llevéis una dieta basada en frutas, verduras, hidratos de carbono y proteínas magras y/o vegetales. Hay algo más que muchas personas obvian o desconocen.

Combinar los alimentos: la alquimia de la alimentación

La alimentación suele tener más puntos en común con la búsqueda de la alquimia que con satisfacer el estómago. Estamos de acuerdo en que el hambre es un hecho muy importante y que se debe tener en cuenta. Seguido del placer que da comer un plato de comida delicioso y rico. Sin embargo ¿Sabíais que la combinación de alimentos es algo fundamental para optimizar nuestras comidas e ingestas?

Gracias a todos los conocimientos que hoy en día poseemos en relación a las propiedades de casi todos los alimentos. Eso de mezclar cualquier cosa comestible en un plato ya no es lo óptimo. No es lo mismo comer un plato de macarrones con mantequilla que un plato de arroz con calabacin. Y no sólo a nivel calórico o de sabores. Cuando cocinamos menú semanal, debemos tener en cuenta qué ingredientes mezclamos. Pues en función de esta combinación, aprovecharemos en menor o mayor grado sus nutrientes.

Carbohidratos y proteínas una combinación no recomendable

 A continuación, os facilitaremos 3 combinaciones de alimentos. Que podréis introducir en vuestros menús diarios de forma nutritiva y deliciosa. De esta forma, aprovecharéis cada bocado e incluso veréis como los sabores se intensifican. Sin embargo, dejad que os comentemos un par de cosillas, en relación a la combinación entre familias de alimentos.

Nos referimos a la mezcla de proteínas con proteínas, de hidratos con hidratos y de proteínas con hidratos. A nadie le parece raro combinar en un mismo plato, por ejemplo, patatas con pollo o pollo con ciruelas. No obstante, estas combinaciones provocan que la digestión sea más pesada y lenta. Pues los jugos que el estómago necesita para digerir las proteínas y los carbohidratos son distintos. Esta mezcla de jugos provoca una fermentación y, por ende, gases.

Por este motivo debéis tener en cuenta que lo ideal es consumir una buena base de vegetales. Sean crudos (ensaladas o batidos) o cocidos (menestras o cremas), acompañados bien de una sola proteína (vegetal o animal) o de hidratos de carbono (cereales, almidones, pasta, féculas). En lo referente a las frutas, lo ideal es comerlas entre horas o en el desayuno. Momento en el que entrarían, sobre todo, las ácidas como el limón o el pomelo.

3 combinaciones de alimentos para optimizar tus platos

Sin más dilación, aquí os presentamos las 3 combinaciones de alimentos ideales para vuestra alimentación:

  1. Crucíferas con tomate y zumo de limón

Las crucíferas es una familia de vegetales a la que pertenecen algunos como el brócoli, la col lombarda, los nabos y la rúcula. Estos alimentos se destacan por poseer hierro, potasio, calcio, selenio, glucosinolatos (anticancerígenos), ácido fólico y muchos otros nutrientes geniales para nuestro cuerpo. 

Para hacer más sencilla la absorción de sus nutrientes a nuestro cuerpo, lo ideal es combinar las crucíferas con tomate, puede ser natural, tamizado o en trozos. Y zumo de limón en, por ejemplo, vinagreta. Una buena opción es añadir unos trozos de tomate especiado con oréganos, comino, ajo y zumo de limón a una ración de brócoli al vapor. Si queréis incorporarle unas almendras o tahina como grasa saludable ¡genial! 

Apunte: como dato, deciros que el zumo de limón también va genial con cualquier verdura de hoja verde. Pues éstas son ricas en hierro y el ácido del limón ayuda a que el organismo lo absorba correctamente.

 




Brócoli y tomate

 

  1. Arroz integral con legumbres

 Como todas sabéis, las proteínas vegetales son una fuente de alimento perfecta por sus propiedades. Ya que no contienen grasas saturadas. Entre los alimentos proteicos vegetales encontramos las legumbres o lo que es lo mismo: garbanzos, lentejas, habas, judías pintas, blancas, etc.

Las legumbres tienen mucha lisina, uno de los 10 aminoácidos esenciales para nuestro organismo, y poca metionina, otro de estos aminoácidos. En cambio, los cereales son el contrario, abundantes en metionina y carentes de lisina. Si los combinamos, efectivamente, la cantidad de estos aminoácidos se equilibra y aportamos a nuestro organismo una proteína vegetal completa y redonda.

 ¿Un ejemplo de receta 10? Rescatando el clásico de caldito con arroz y legumbres, puedes hacer un caldo de verduras sin proteínas. Recuerda lo que te hemos comentado más arriba. Mezclarlos con un puñado de arroz, otro de legumbres (mejor si son lentejas o garbanzos) y ¡voilà! Puedes dejar cachitos de verdura del propio caldo, como calabacin, ajo, calabaza, zanahoria y cebolla, para completar el caldo.

Arroz integral con legumbres

 

  1. Aguacate con tomate y zanahoria 

El betacaroteno es el responsable del color llamativo de las zanahorias y pimientos. Es absorbida por el organismo y éste la transforma en vitamina A. La cual es estupenda para la estructura interna y externa de nuestra piel y para la vista.

El aguacate es un alimento rico en omega 3, una de las grasas saludables por excelencia. Ayuda a que el organismo absorba el betacaroteno. Por este motivo, recetas como el guacamole dipeado con palitos de zanahorias o una ensalada de espinacas crudas, tomate y aguacate son todo un partido en cuanto a propiedades.

Aguacate con tomate y zanahoria

 

 Como podéis ver, la combinación de los alimentos y el orden de ingesta sí que altera el producto resultante. O lo que es lo mismo: cuida tus platos  ¡Haz de ellos la fórmula perfecta para tu salud!




Comentarios

¡Enriquece el post con tu comentario!

Previous ArticleNext Article
mm
Periodista apasionada por la música y la cultural. La bici es una prolongación de mi cuerpo, por ello siempre me acompaña a todas partes. Soy vegetariana y animalista. Apuesto por un estilo de vida activo, saludable y cruelty free porque sí, conquistas a todos con una ensalada. Por cierto, ¡los veggies también musculamos!
A %d blogueros les gusta esto: